El último país del Consenso de Washington y la memoria selectiva
 
 
"Las vacunas deben ser compradas por el sector privado, que es capaz de conseguirlas porque ese es el juego de la oferta y la demanda". Estas declaraciones de Hernando de Soto bien pueden resumir lo que está en juego el 11 de abril.

Las declaraciones no solo son falsas porque son los Estados, y no las empresas, quienes compran las vacunas. Lo son porque provienen de una construcción ideológica: el libre mercado es “la” solución y el Estado es el problema.

Falso. La producción de las vacunas en tiempo record fue impulsada por el subsidio directo de US$ 12,500 millones a través de la “Operación Velocidad de Avispa” de Trump a las farmacéuticas (1).

La dicotomía Estado o mercado ya fue. El neoliberalismo de Reagan y Thatcher fracasó estrepitosamente con la Gran Recesión del 2008. Los países que ahora más crecen impulsan una economía mixta, como los países asiáticos, que liderarán -ya están liderando, en muchas industrias- el mundo en el Siglo XXI.

Lo mismo dice ahora el FMI: desecha la austeridad y propician los paquetes de estímulo. Hace unos días el Presidente Biden aprobó un plan de US$ 1.2 billones (trillones en inglés), el 10% del PBI de EEUU, que se suma a los US$ 2.2 billones de la Ley CARES de Trump en marzo y los US$ 1.9 billones de diciembre.

Así, se ha vuelto a poner de moda la frase, “todos somos Keynesianos ahora”, en alusión al economista inglés de que, en los años 30 y 40, criticó la tesis del “dejar hacer, dejar pasar”, es decir, de la libertad de mercado que, con su fracaso, llevó al mundo a la Gran Depresión y a dos guerras mundiales.

América Latina no escapa a esa dicotomía. Es el caso de Bolivia, Ecuador, Chile, Argentina, Uruguay, Brasil y México. Todos adoptaron el Consenso de Washington a principios de los 90 y luego lo dejaron -con grados distintos-. Algunos volvieron al neoliberalismo, como Argentina y Brasil, con Macri y Bolsonaro.

Hace un año y medio Argentina votó contra el neoliberalismo; veremos qué sucede en el 2022 con Bolsonaro. En Ecuador Lenin Moreno se “volteó” al neoliberalismo hace 4 años: el desenlace es este domingo. El caso emblemático puede ser Chile, cuna del neoliberalismo desde 1973, con el golpe de Pinochet, que en mayo elige una Asamblea Constituyente para cambiar la de 1980.

La excepción es Perú. Ya van 30 años desde el paquete neoliberal de Carlos Boloña. Y allí siguen. Ojo, en anteriores elecciones la gente quiso que salgan y varios candidatos lo prometieron: los triunfos de Toledo, García y Humala así lo revelaron. Pero una vez instalados, se voltearon. Disfrutaron el crecimiento económico del super ciclo de las materias primas, pero no invirtieron en salud, educación ni en la diversificación productiva. La pandemia ha revelado lo que la población sabe desde hace años: hubo bonanza macro pero malestar micro. Y corrupción.

La jugada de la derecha fujimorista primigenia, de Soto y Keiko, para volverse a elegir, podría definirse así: el modelo económico tiene memoria selectiva. Reconoce como propio solo aquello que habría sido creado por la mano invisible del mercado. Falso, porque han utilizado siempre al Estado, por ejemplo, para crear las AFP, para no promover la competencia y permitir oligopolios, así como para las adendas de la corrupción en las APPs.

No hay memoria para más. Si no hay buena educación ni salud ni infraestructura, es culpa de la “mano visible” del Estado. ¿Por qué? Porque les da la gana. En 30 años no han podido llevar a cabo una reforma del Estado para un servicio civil digno de ese nombre, que nos provea de oxígeno, camas UCI, que compre vacunas, que entregue bonos y promueva la inversión, pública y privada, para generar empleos. Quieren que la gente le eche la culpa al Estado de todo lo que hoy sucede.

Eso ha funcionado un tiempo largo. Somos el último país del Consenso de Washington, hoy “Consenso de Lima”. Solo se admite el ya obsoleto pensamiento único -ampliamente superado por la economía mixta de los países asiáticos- lo que viene de la mano con intolerancia, con la exclusión del “otro”. No sucede lo mismo en los países vecinos.

Pero ese tiempo se acaba. Hay que cambiar las relaciones entre Estado, mercado y sociedad. Allá vamos este domingo.

1 ) Ver https://time.com/5921360/operation-warp-speed-vaccine-spending/

Nota: Asesor en la Comisión de Economía de Juntos por el Perú.
Ver todos los artículos en: www.cristaldemira.com


Publicado el 07 de Abril de 2021
   
 
   
 
  Información complementaria utilizada para la elaboración del presente artículo.
  REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS
  DIRECCIONES WEB
  ARTICULOS RELACIONADOS
   
 
 
 
 
 
 
 
Título Texto Ambos
De:
Hasta:
 

En el 2002 regresa al Perú y al diario La República donde retoma su columna económica semanal llamada Cristal de Mira...
Ver más...
 
 
 


¿Porque todo el mundo habla de los pobres?
Nullam malesuada sodales erat. Maecenas viverra aliquam nisl. Sed ullamcorper vestibulum turpis. Praesent aliquam ornare ipsum. Quisque non elit.
Ver más...

 
 
 



"La industria del gas natural y las modalidades de regulación en América Latina". Análisis los regímenes de regulación de los mercados de gas...
Ver más...
 
 
 
   
 
© 2005. CRISTAL DE MIRA. Todos los Derechos Reservados Desarrollado por